En 5 minutos Nacional abandonó su sueño copero

Eliminación Express

Cinco minutos y dos jugadas de ataque liquidaron las chances de Nacional en la Copa Libertadores. Un córner desde el sector derecho en el que hubo una desatención y un error en defensa arruinaron todos los planes de Martín Lasarte.

Tras la derrota en el partido de ida por 1-0 en el Parque Central, la sensación era que la remontada era posible pero para eso Nacional tenía que seguir al pie de la letra el minucioso plan que elaboró el cuerpo técnico.

El DT, el día antes del partido, reparó en algunos detalles que eran claves para que el tricolor pudiera lograr la remontada: estar atentos en la pelota parada, tener cuidado con la velocidad de los jugadores de Botafogo y también ser contundentes en ataque. Para poca fortuna de los tricolores no fue así.

En una de las primeras jugadas del partido Botafogo consiguió un córner y el estadio se levantó. Es que en Río de Janeiro estaban muy ilusionados con este juego y la campaña en la Copa Libertadores y lo demostraron desde un principio. Un recibimiento con banderas, fuegos artificiales y un gran mosaico y un aliento que, cuando se paraba todo el estadio, ponía los pelos de punta.

Y en este tren siguió la hinchada y se entusiasmó con ese córner a los dos minutos. La pelota cayó en el corazón del área, la defensa de Nacional no marcó y Bruno Silva anotó el primer tanto.

El estadio se encendió y Botafogo se contagió. Nacional se mostró algo errático y a los cinco minutos llegó el segundo golpe. Agustín Rogel recibió sobre la derecha e intentó jugársela a Esteban Conde, pero falló y dejó la pelota corta. Pimpao explotó su velocidad y llegó antes que Esteban Conde, se arrojó con los pies hacia adelante y marcó el segundo.

Iban cinco minutos y la serie se hizo casi imposible. Nacional sufrió en el primer tiempo e incluso no pudo ser contundente ya que exigió poco a “Gatito” Fernández.

En el segundo tiempo el tricolor salió con otra cabeza y con algo más de tranquilidad. Botafogo, con el resultado del partido de ida sumado al que estaba consiguiendo en su casa, se replegó y dejó que los tricolores tomen la iniciativa. Hubo algunas ocasiones de peligro pero no pudo concretar porque Fernández respondió de gran manera cuando lo necesitaron.

Nacional se volcó en ofensiva y comenzó a sufrir en el fondo. Botafogo sacó a relucir la especialidad de la casa, el contragolpe, y tuvo un par de ocasiones pero Diego Polenta salvó la plata y cortó varias situaciones de claro peligro.

Con el paso de los minutos la hinchada local empezó a disfrutar del triunfo. El “ole” comenzó a bajar de la tribuna y también el canto de “eliminados”, lo que sumado al triunfo de Botafogo y la impotencia dio en un final para el olvido. Primero fue Diego Polenta que reaccionó mal y pegó un codazo que le valió la roja.

Esta agresión generó una escaramuza entre los dos planteles que derivó en la expulsión de Sebastián Rodríguez y Victor Luis, el que había recibido el golpe de Polenta. La situación no terminó dentro del campo ya que mientras el juego seguía hubo problemas en el túnel.

Y poco después también Rodrigo Aguirre se salió de sus casillas y pegó un patadón que le valió la roja directa. El pitazo final fue lo mejor que le pasó al tricolor, que con ocho jugadores en campo le dijo adiós al sueño de la Copa Libertadores.



  Audio de esta noticia:  

  Video de esta noticia: