Una punta de plata

Revelan los documentos de los gastos de Eric Trump en su última visita a Uruguay
Los gastos en Montevideo y Punta del Este de 2019 motivaron un nuevo reclamo al presidente estadounidense por los "serios temas éticos" que plantea.
El 8 y 9 de enero del año pasado, Eric Trump hizo su ya tradicional visita a la obra de la Trump Tower Punta del Este, proyecto de la empresa del presidente de los Estados Unidos que se encuentra trunco por el momento.

Las visitas de Eric no han estado exentas de polémicas. En el 2017, la prensa estadounidense denunció que su viaje personal de negocios, en representación de su padre, había costado casi 100.000 dólares al Estado.

Ante la visita registrada en 2019, la organización CREW (Ciudadanos de Washington por la Ética y Responsabilidad) realizó un pedido de informes bajo la Ley de Libertad de Información, solicitando saber cuánto se gastó en esta ocasión para proteger al hijo del presidente en un viaje de negocios personal.

"Eric Trump, como hijo del presidente, tiene derecho a protección del Servicio Secreto. Sin embargo, esta protección ocasiona un gasto considerable cuando los hijos del presidente viajan fuera del país para abogar por intereses económicos personales. El pueblo estadounidense merece saber cuánto de sus impuestos se usan para incrementar las finanzas del presidente", explicó CREW.

Ayer, la organización reveló los documentos obtenidos por los gastos del hijo de Trump en su visita de dos días a Uruguay.

Según informó CREW, el viaje de Eric Trump a Uruguay les costó a los contribuyentes estadounidenses al menos 80.786 dólares, debido a la comitiva de la seguridad. La organización señala que este gasto solo tuvo el objetivo de desarrollar una inversión privada de Trump en Uruguay.

"Incluso aunque Eric Trump haya sido cuidadoso en mantener alguna clase de separación (entre lo financiero y político), viajes como este promocionan los intereses privados de Donald Trump debido a su negativa a desprenderse de la compañía", agregan.

Los documentos publicados por CREW comprueban que se pagó al Sheraton de Montevideo 3.410 dólares por concepto de alojamiento del Servicio Secreto estadounidense. El grueso del gasto se dio sin embargo en el Grand Hotel, el lujoso establecimiento ubicado en la Playa Brava en Punta del Este. Allí, alojar a la comitiva de seguridad de Eric Trump costó 55.565 dólares.

No fueron los únicos gastos del Servicio Secreto estadounidense en ese viaje de dos días. Se alquilaron cinco autos a la operadora turística Barbat Hermanos, por 15.630 dólares. Hubo oros 5.298 dólares de gastos varios, asignados al Departamento de Estado, sumando un total de 80.786 dólares.

La organización recuerda que estos gastos se suman a otros que corren por cuenta del pueblo estadounidense, cuando el interés es únicamente promocionar emprendimientos privados del presidente, lo que plantea "serios temas éticos, ya que la compañía podría devolver el dinero al gobierno, cosa que no ha hecho".

"Los contribuyentes necesitan saber hasta qué punto están subsidiando la promoción de los negocios de Trump mientras es presidente. Al enterarnos de los costos de un solo viaje de dos días, no sorprende que Trump haya intentado bloquear la publicación de los costos del Servicio Secreto de Estados Unidos hasta las próximas elecciones", agrega.

Otros costos que mencionan son las frecuentes visitas de Trump a sus campos de golf y el pago de 650 dólares por noche a personal del Servicio Secreto para proteger Mar-a-Lago, emprendimiento privado del presidente.

En el caso de Uruguay, además, se promocionó un emprendimiento del que se duda que llegue a terminarse. La construcción de la Trump Tower en Punta del Este se inició en 2013 y debía culminar en 2016, pero está en pausa. La empresa acusa dificultades financieras para continuar con la obra.
Fuente: Montevideo Portal